Antología de Inventario

Un universo (este o cualquiera) no es mas que un numeroso catalogo de singularidades.

Maravilloso intríngulis ¿Cómo una pluralidad de diferencias funda una unidad?

El conocimiento es por definición clasificatoria: no existe estudio sin reubicación de elementos.

Nos gusta reubicar, volver a agrupar ¿acaso las diferencias no resultan tan caprichosas como las coincidencias?

Esta exposición (como cualquier otra) es un ejercicio de lectura. Lectura, esto es, la búsqueda de nuevos significados.

¿Por qué remitirnos siempre a una historia (la historia del arte, sin ir mas lejos) si existen tantas historias?

Esta vez avanzamos de la siguiente manera: hicimos un inventario (con las de trastienda de la galería) y de inmediato comenzamos a antologar.
Toda antología no es más que el desarrollo de un conjunto de relaciones.

Fuimos obteniendo algunos grupos de filiación: motrices (bípedos, tripedos, cuadrúpedos), según las propiedades (liquido, gaseoso, combustible), acorde a su distribución y morfología (nervaduras), a las acciones propuestas (investigación / exploraciones) y a su heterogeneidad en suspenso (geologías, ufologias y paralelas).

Cada modo de observar posee una tradición. Pero las tradiciones se olvidan y/o descartan. En su estudio sobre las Ciencias Diagonales, Rober Caollois nos recuerda de incluso en el siglo XVIII los centauros eran huéspedes de los manuales de zoología.

Imaginamos en trafico, formas en revisión ¿Qué otra cosa articulan la obras de arte? El mundo existe según sus formas. Nuestra cultura, según el uso que hagamos de ellas.

Rafael Cippolini
Primavera, 2009
Sobre la muestra “Antologías de Inventario” Mapa Liquido.